miércoles, 26 de noviembre de 2014

Fuegos Forjados

Capítulo 2: Con plata y oro
-Karina

Me recordé una vez más el no mirar a mi espalda, cada paso que daba, lo que fuera que me estaba persiguiendo hacía que el suelo retumbara.

¿Lo mejor? Eso de pensar en situaciones críticas no era mi fuerte así que corría sin ni siquiera pensar en mi destino ¿qué podía acabar en un callejón, desmembrada, atrapada o descuartizada? Sí, era muy probable, pero oye, que yo corrí. Si tuviera que decir el principio de todo este lío sería este:

Estaba en mi cuarto, pensando en fabricar una mascota que no tuviera que cuidar, alimentar o vigilar (sí, cualquier bicho vivo moría en mis manos) mientras jugueteaba con una tuerca que me había dado mi padre al nacer (o eso me había contado mi madre antes de volverse loca).

La puerta se abrió de golpe y apareció mi madre, con su típico ceño fruncido.

Llevaba el mono de trabajo, unas ojeras bien marcadas y el pelo lleno de aceite lo que me daba a entender que había estado trabajando hasta tarde (como siempre).

-Te vas-Soltó, así sin más.

-¿Qué?-Obviamente, tenía que ser broma.

-Que te vas, ahora, haz tu maleta.

-Espera, espera ¿pero qué me estás contando? -Ahora estaba de pie, imitando su ceño fruncido.

-Hay un internado, es muy bonito, te irás allí y me dejarás en paz, estoy harta de que me robes MIS herramientas, estorbes en MI taller y no seas más que una molestia para todo.

-Oh, pues vaya, ¿nada más? -Le lancé una sonrisa torcida.

-Nada más -Permaneció impasible.

A pesar de lo mucho que la molestara eso no podía ser todo. Miré su rostro intentando recordar. Una idea fugaz recorrió mi mente y los engranajes de mi cabeza empezaron a funcionar.

-Solo déjame comprobar una cosa… -Debajo de mi almohada tenía una caja de cerillas, en un impulso, encendí una.
Como esperaba, su indiferencia pasó a ser un completo pánico. 

-Mamá, ¿te asusta el fuego?

No era eso, hace tres días usé uno de sus talleres (en total tiene cinco) para un trabajo. Mi madre entró sin avisar con su típico ceño fruncido, miró mis manos y gritó. Era uno de esos gritos de auténtico terror. Miré mis manos. Mi trabajo estaba ardiendo, las piezas superpuestas entre sí con el máximo cuidado posible ahora se estaban quemando. ¿Lo mejor? Mis manos estaban sujetando la pieza, pero no quemaba, no sentía un dolor atroz, era como sostener una taza de chocolate caliente, casi resultaba reconfortante. Inmediatamente aparté las manos, estaban intactas.
Apagamos el fuego y no volvimos a hablar de ello. Ahora ella simplemente miraba con terror la cerilla hasta que la apagué.

Ese “horrible” internado estaba a 10 horas en tren, 10 horas de bocetos, ahora que no tenía a mi madre “el-trabajo-es-más-importante-que-mi-hija” realmente quería una mascota. Miré un momento por la ventana, estábamos pasando cerca de un bosque, me pareció ver dos figuras negras, se lo atribuí a que no había dormido en dos días, estaba muerta de sueño. No me percaté de que me había dormido hasta que una chica rubia me despertó con unos golpecitos en el hombro.

-Eh...vi...vi el folleto del internado y...y pensé que irías así que...ya...ya hemos llegado.-No me miró a los ojos en ningún momento ¿que tenía de interesante el suelo? su voz era aguda, casi inaudible.

-Gracias, soy Karina -Le sonreí extendiendo mi mano.

La miró por un momento, tenía restos de aceite y tenían cortes y algunas cicatrices debido a experimentos fallidos.

-Lo siento, se me olvidaba.-Retiré mi mano para limpiármela en los vaqueros.

-No-Sujetó mi mano sonriendo- Está bien, soy Emily.

Decir que era mi mejor amiga quizá fuera algo precipitado pero, en la semana que pasamos juntas realmente conectábamos. El internado, a pesar de todo, era encantador, jardines, aulas que olían a limón, comedor con comida basura...era perfecto. Lo mejor era que había encontrado por casualidad un taller debajo de los vestidores (no es que me hubiera perdido ni nada). En esos 7 días ya tenía decidido el diseño de su “mascota” y lo había comenzado.
Era un hombrecillo mecánico en miniatura, con alas. Un pequeño hombre-hada de cobre y oro (los materiales que había en ese taller eran sorprendentes). Quería añadirle unos pequeños detalles, hacer más afiladas las alas, decorarlo un poco… Ese preciso lunes quería enseñárselo a Emily así que se lo llevó al cuarto.

La habitación estaba cerrada, llamé tres veces. Al otro lado sonó la voz de mi amiga.

-¿Karina? -Algo cosquilleó en mis dedos.

-Eh...si… ¿me puedes abrir?-

-Claro, pasa-La puerta se abrió, no había nada.

Bueno, si un tipo de más de dos metros y lo que me pareció un solo ojo fuera nada. ¿Qué fue lo que hice? Lo más inteligente que haría una persona normal es estos casos.

-Emily ¿eres tú? ¿No decías que estabas a dieta?- Si, luego me di cuenta de mi propia estupidez.

-¿Eres tonta? Bueno, así mejor, los semidioses tontos son más fáciles de capturar- Me sonrió, lo que daba algo de cosilla cuando los tienes completamente podridos.-Seguro que matarte va a ser muy divertido.-

Vale, admito que no había reaccionado hasta “matarte”, pero luego corrí como alma que lleva el diablo. Y aquí estábamos, corriendo todavía, por un momento oí un perro ladrar acompañado de una chica morena, pero estaba más ocupada pensando en cómo no ser aplastada por ese monstruo.

¿Y qué pasó? Lo que tenía que pasar, un callejón sin salida.
Mentalmente maldije a mi madre por mandarme aquí, y a mi padre, por no haberse preocupado en absoluto por mí, y a mí misma, por no haberle lanzado un martillo en la cara… Tenía que pensar, pensar, pensar...oía los engranajes de mi cabeza funcionar, mi “mascota” casi parecía arder. El bichejo me atrapó.

-Vaya...como odio cuando intentáis escapar… ¿no podéis estaros quietos nunca?

Las piezas encajaron.

-Lo sé, yo sólo quería añadirle un toque más dramático ¿sabes? así no es tan aburrido, que los dos sabemos qué me vas a matar, pero un poco de acción nunca viene mal.

-¿Acción?-El bicho parecía seriamente confundido.

-Sí, pero mira, ya que quieres ser aburrido pues nada, yo que te quería dar un regalo para hacerlo todo mejor…

-¡Quiero ese regalo! ¿Qué es?-

Maldición, no había pensado en eso...en mi muñeca cuatro gomas de pelo (no me gusta tener el pelo en la cara al trabajar) me dieron una idea. Me quité la goma roja.

-¿Ves? ¿A que es bonita? Es mágica, te hace todavía más poderoso y atractivo, ahora yo soy más fea y débil ¿verdad?-Suplicaba a todo lo que existiera que se lo tragara.

-¡Dámelo! ¡Lo necesito más que cualquier otro estúpido semidiós!-

Extendí la goma hacia él y disimuladamente cogí mi destornillador de la suerte (el único regalo de mi madre, que padres más amorosos tengo), era rojo y con estrellas doradas. El monstruo cogió la goma y la miró como si de un tesoro se tratase, apunté a su único ojo y lancé el destornillador. 

-¿Qué le has hecho a Emily?-Sé que no es lo más inteligente ¿vale? pero yo no soy muy inteligente así que me queda perdonado.

-Está muerta, era inútil...tan débil…-Me encontré calmada, controlando mi respiración, tenía que lanzarle algo más pero ¿el qué?

Tenía a mi mascota pero no quería abandonarlo, le había cogido cariño al pequeño, las alas aún no estaban afiladas y era imperfecto...pero algo me dijo que lo lanzase. Y eso hice. En el vuelo se convirtió en una espada de bronce y oro que se clavó justo en su pecho.

-¡Bravo, Goldver!-Le había dado un nombre, completamente inventado, por supuesto.

Era una mezcla de oro y plata, Gold and silver, en mi cabeza tenía sentido...necesito amigos ¡ah, espera, que la única que tenía la ha matado este bicho! Goldver volvió a su adorable forma del tamaño de un dedo meñique hasta mí ¡volando! Me acabo de enamorar de este chico. De la nada, una chica morena y alta (bueno, yo soy bastante baja pero aun así esa era alta) sujetando un mechero. Un perro la acompaña, los dos, en conjunto, intimidaban un poquito. Y esta vez a ellos no los podía engañar, me era imposible escapar y no sabía si Goldver iba a poder transformarse otra vez.

Oh-Oh



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi blog se alimenta de tus comentarios y le dan vida!! Acepto todo tipo de mensaje siempre y cuando no resulte ofensivo y se respete la opinión de los demás. Para mí es importante tu opinión.
Contesto a todos los comentarios, si tardo no os alarméis.
Nada de Spam, si algún comentario tiene Url será eliminado.