viernes, 24 de abril de 2015

SHERLOCK



Sherlock, es una serie de televisión británica. Producida por la BBC y creada por Steven Moffat, el mismo que nos hace sufrir con Doctor Who, y por Mark Gatiss, esta serie comenzó en 2010. Se trata de una adaptación libre y contemporánea de las aventuras de Sherlock Holmes, personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle.

Con la participación de Benedict Cumberbatch (amo a este actor lo amo *_*) como Sherlock Holmes y Martin Freeman como el Doctor John Watson, creo que estas son suficientes razones para verla no?, actualmente existen tres temporadas, con tres episodios en cada una de una duración de 90 minutos, se que es mucho pero vale la pena. La crítica ha sido tan positiva para la serie que se le ha nominado numerosas veces a varios premios reconocidos, como los BAFTA, Emmys y Globos de Oro.

En esta ocasión, Sherlock Holmes se dedica a asistir al servicio de policía local a resolver varios crímenes, sobre todo cuando los inspectores ya no tienen a quien recurrir, siempre ayudado de su compañero de casa, el Doctor John Warson, quien acaba de regresar de su servicio militar en Afganistán. Aunque a lo largo de la serie resuelvan juntos diferentes casos, la aparición recurrente de su enemigo principal, Jim Moriarty(AMOR*-*), es un elemento principal, básicamente la acción empieza cuando este fantástico personaje aparece. Al contrario de lo que adaptación en época victoriana podía ofrecer, sus escritores decidieron que estuviera basado en la época actual, donde Sherlock es un ávido usuario de Blackberry, enviando mensajes de texto a diestra y siniestra, y mantiene un portal web; utilizando así la tecnología para ayudarse a resolver crímenes.

¿Qué tiene de especial esta serie si ya leí todos los libros de Conan Doyle?
Primero, algunos elementos que la serie mantiene originales de las historias de Doyle, son la dirección del apartamento de Holmes y Watson (el infame 221B en la Calle Baker) y su eterno enemigo, Moriarty. Se adaptaron otros, como que Watson regresara de Afganistán en lugar de la Segunda Guerra Anglo-Afgana para adaptarlos al nuevo siglo. Hay quien con los cambios no esté convencido de que sea el "verdadero Sherlock", de que lo hayan cambiado demasiado, pero en el primer episodio donde puede decirle a Watson toda su situación familiar con solo mirar su teléfono celular: sí, ESE es Sherlock Holmes y nadie puede discutirlo.
.
La serie tiene un ritmo muy rápido, si te pierdes un segundo podrías perderte de muchos detalles importantes, pero aun así es todo emoción y suspense. Sherlock no se trata de los trajes victorianos ni de la pipa o el sombrero. Se trata de la esencia de los personajes, de los misterios y eventos que han marcado a tantas y tantas generaciones. El giro contemporáneo que los escritores le dan a las historias hace que se complementen con una frescura tal que cualquier fanático de la serie deseará volteará buscando los libros. Dada la velocidad de la serie y con la que piensa Sherlock (si hay alguien que vaya a su paso, dígame para regalarle un pastel) podrían dar la ilusión de que la serie llega a confundirte, pero no es así. Un elemento de los que más me gustan es que ayudan al televidente a seguir el paso de Sherlock con apuntadores y recursos visuales.


Solo hay una palabra para describir las actuaciones de Cumberbatch y Freeman: BRILLANTES. Se complementan perfectamente entre ellos y se distinguen excepcionalmente de cualquier otro trabajo que hayan hecho con anterioridad (digamos Bilbo Bolsón y Khan). El guión es divertido, dramático, misterioso. Junto con una excelente dirección y música ideal, la serie se convierte en un verdadero disfrute. Al final, Sherlock no se trata de la actuación, sino de que lograr traer al Sherlock victoriano a la época en la que vivimos.

El único aspecto del que nos quejamos los fans es la espera eterna entre temporadas. Como dije, la serie cuenta con tres temporadas, pero ya se tienen planeadas  la cuarta y quinta. El problema que enfrenta la producción, es que tanto los actores como los productores están llenos de trabajo (El Hobbit, Doctor Who, las mil apariciones de Cumberbatch en todas las películas del año) y falta el tiempo. Por lo pronto, y con la tercera temporada recién terminada, ¿quién quiere formar un grupo de auto-ayuda para sobrevivir a la espera? Porque normalmente se emite en el mismo tiempo, 20 de noviembre y solo dura tres semanas; se que son pocos capítulos pero siempre nos deja con ganas de más y más y eso es lo que me gusta de la serie.

Si todavía no os he convencido para verla, no pierden nada en ver el primer episodio. Véanlo, y si todavía no se convencen, les regreso su dinero. Pero os aseguro que os va a gustar, es una serie que al principio te descoloca, sí, pero te acaba enamorando.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi blog se alimenta de tus comentarios y le dan vida!! Acepto todo tipo de mensaje siempre y cuando no resulte ofensivo y se respete la opinión de los demás. Para mí es importante tu opinión.
Contesto a todos los comentarios, si tardo no os alarméis.
Nada de Spam, si algún comentario tiene Url será eliminado.